Seleccionar página

tarracoscultureclub.blogspot.com / 2018

Si bien Beethoven o Mozart pusieron de moda las variaciones sobre temas concretos de óperas de su época, compuestas por contemporáneos suyos, o incluso por autores barrocos, hoy la mayoría olvidados, Franz Liszt escribió muchas obras, en este ramo, para teclado: paráfrasis, fantasías, reminiscencias y/o meras transcripciones. Como director de la Ópera de la corte de Weimar estrenó muchas obras de sus coetáneos y se sentía, tanto atraído como en generosidad de acercar partes de esas obras al público de conciertos, en sus exhibiciones de virtuoso. Hay muchos otros emuladores de estas fórmulas. En los primeros casos, al no contar con un modelo preestablecido, el compositor se siente libre para dejarse guiar por su propia fantasía, por lo que se siente legitimado para variar el material musical que toma prestado de los otros compositores.

Seguir leyendo